21-06-2009

ADIOS ÉPOCA


ADIOS ÉPOCA
Síntesis Educativa para existir y transformar

Claudia Kennedy M.

“Solo en la libertad puede el hombre
alcanzar su completo desarrollo. Solamente en la libertad aprenderá a pensar y a moverse y a
dar lo mejor de sí. Sólo en libertad realizará la verdadera fuerza de los lazos sociales, que atan
al hombre entre sí y los cuales son la verdadera base de una vida social normal.”
Emma Goldman


"La verdadera educación es lo contrario a la escuela obligatoria, donde se aprende principalmente a temer y respetar la autoridad. Necesitamos, en cambio, que nuestros hijos desarrollen una capacidad crítica para entender el mundo, para ver los cambios que es necesario hacer para crear un lugar mejor para todos, y ser capaces de llevar a cabo estos cambio”
Generated by ABC Amber LIT Converter, http://www.processtext.com/abclit.html


I
Las grandes teorías comienzan con las mustias formulaciones, una palabra no siempre basta, pero quema y aúna las voluntades, las pulsaciones necesarias para pedir lo que debemos, CAMBIO. No es rebeldía por rebeldía, sino la intriga práctica, el sentir crítico, la reflexión que se debe poseer una vez sintamos larga trayectoria dentro de la práctica pedagógica a conciencia. Conciencia que va de la mano con la sinceridad propia; mas no hablo sólo de la sinceridad entendida por Dewey sino aquella que nos compete y nos llama, aquella sinceridad que nos hace próximos a nuestros pares, los mal llamados alumnos.

Primero debemos reconocer las pautas que nos llevan a comportarnos de una u otra manera para con quienes nos rodean habitualmente (familia, amigos, compañeros de labores y/o ideales, etc). Pero recopilar información no basta, debemos perseguir las múltiples causas que nos mueven y orientan nuestra propia formación como entes reflexivos, tras ello volcarlo a nuestra experiencia. A través de lo anterior establecer las herramientas necesarias para el proceso voluntario de nuestros AMIGOS [1](alumnos).
Entonces si partimos de la idea de que los sujetos que han de aprehender junto a nosotros son humanos, sí, aunque parezca de perogrullo parece igualmente necesario recalcarlo en éstos días en que la idea de enseñanza aprendizaje es vista como unidireccional, aún cuando se practique por unos cuantos la transversalidad ella parece no ser suficiente.

Volviendo entonces a la idea primera, los entes que han de compartir el espacio educativo tienen una relación innegable en tanto pertenecen a una misma especie biológica. Es por ello que si se pregunta: ¿cuáles fueron sus propias motivaciones? Descubrirá causes que le ha llevado a seguir un camino hacia la felicidad quizá similar al de los demás(amigos). Debiéramos también preguntar ¿cuáles son las motivaciones de nuestros alumnos, sus habilidades, sus ideales y metas? Dentro y fuera del contexto al que son integrados. De esta manera los conoceremos; mas que mal, interesa de sobre manera conocerlos desde sus ideales y no desde sus rendimientos académicos. Por ello rechace usted, si gusta, tanto otras propuesta como ésta, apártece si gusta de los mecanismos calificativos –espero- y considérela dentro del verdadero sentir de la evaluación.

Hace unos años me acerque a una tienda de libros, allí seleccioné uno que aparecía como estos librillos que estaba dentro de los más vendidos, lo compré y además para la grata lectura adquirí un separador de páginas, bastante llamativo, así también un lápiz para hacerle anotaciones a un costado-sabrá usted que cuando la lectura me parece relevante la subrayo u anoto algún pie -.
Al continuar por las calles de la capital, tome asiento en una intensa banca de olvidado color y claro que es bien sabido que un best seller no necesariamente significa calidad, sino simplemente es una burda manifestación de letras ordenadas de tal forma que parezca simplón y sin mayor contenido que una anécdota jocosa.
Al cavo de unas horas no encontré cómo utilizar mi lápiz porque efectivamente no había nada interesante. Mi compra resultó un total absurdo.
Quizá por una sumisión pagana al mercado.
Al cavo de un mes ingresé a la misma tienda y me quede bastantes horas leyendo la primera parte de aquellos libros que, a primera vista, me resultaban interesantes.
Al cabo de unas horas viajaba en micro leyendo mi libro nuevo. El recorrido parecía lo bastante espeso como para que toda la gente se quedara en silencio; pronto note que me había quedado más tiempo de lo debido en la micro, tuve que bajar de ella y tomar otro tipo de locomoción que me llevara de vuelta a mi destino. Esta circunstancia suele ocurrirme cuando el contenido de algún libro me captura por completo. Ya quisiera usted también leerlo- le dije a una mujer que se acercó a observar el título de mi acompañante, ella sonrió. Al bajar del colectivo ya habia culminado mi lectura y se lo presté a una amiga, por supuesto, le encantó. Luego Angélica se lo prestó a su hermano y éste a su madre. Paso más de un mes y ya lo había leído toda su familia pero me lo devolvió con la promesa de que le prestaría nuevamente el libro porque a todos los había cautivado.
Tiempo después lo preste a otro amigo, claro, ocurrió una historia similar.
Más lo que interesa de todo el relato es el símil que puede realizarce con nuestros amigos (alumnos) pues ellos- al igual que un libro- requieren de nuestra completa atención para ser comprendidos e interpretados, mediante aquello nosotros aprenderemos pero también lo harán ellos, porque aunque parezca extraño si nosotros aprendemos de los libros ellos (los libros) se van modificando alimentando con nuestras reflexiones; ya sea a modo de tachado, subrayado, apuntes, solicitudes, etc. Más allá de los modelos, hablamos aquí de compromiso.

Por ello la profesora, y profesor, es el profesional más privilegiados en cuanto a producción de cambio y reflexión se refiere. Pero cuidado, una vez tomemos conciencia de nuestra capacidad, tanto formativa como desconstructiva, es que debemos establecer nuestros propios ejes de acción y permitir así la libertad de acción del otro (alumnos). Involucrando para lo anterior una asamblea con quienes participen del proceso educativo para así compartir las ideas, sugerencias, inquietudes y por sobre todo anhelos de quienes participamos en el proceso educativo. Porque todos tenemos algo que aportar y esto se deduce porque todos poseemos la intención de superarnos a nosotros mismos en beneficio de la comunidad.

No debo, no debemos superponernos ante aquellos que se sitúen frente a nosotros, porque nosotros no queremos que otros lo hagan con nosotros mismos.
La retroalimentación parte de la suposición de que los agentes que participen de una interacción, posean capacidades de perfeccionamiento y por lo tanto se han de entregar conocimiento de forma mutua.
Solo cabe aquí mencionar que la pasión máxima debiese ser crear obstinación, a la manera de Hesse- seguir nuestra propia ley y compartir esta premisa con los demás.

II

Retomo hoy la posición primera a discutir en éste ensayo, puesto a que lo que me ha convocado a escribir este apartado educativo tiene profundo sentir puesto a que una vez, una única vez diré que rechazo a las autoridades; por lo mismo he de dudar de las intenciones de todo quien manifieste, través de la palabra o a través de algún signo, la intención de transgredir mi propio signo.
De ahí que el Respeto se manifieste como un valor universal. El qué respetar es algo que más adelante trataré de resolver. No es labor mía hacerlo por explícito porque usted, querida(o) lector(a) lo ha de inferirlo en algún momento, estoy segura de aquello. Es hoy el momento de hacerlo, es hoy cuando digo que concibo al profesor amigo (cambie usted la categoría si gusta, más sé que usted así como yo quiere que se lleve a cabo lo fundamental de éste apartado aún cuando cambie los términos; más le digo que ya es tiempo de cambiar las categorías que nos han estrellado la mente en pos de las voluntades ajenas) no es ésta una praodia, es una exposición constante venida de la propia experiencia.
Entonces ya veamos cómo este profesor amigo o profesora amiga se perfila.

Pues diré entonces que la manera en que el Profesor Amigo, se adelanta a su propia época y propone innovación que solo es posible una vez rechace el ejercicio de autoridad tanto en el aula como fuera de ésta.
De manera contraproducente he visto como la sociología se ha apartado de éste camino, en tanto se limiten a la explicación de un comportamiento y no a el remedio de éstos, les diré que la sociología define rol como algo dispuesto por el conjunto de personas, por lo tanto desde aquí el profesor adelantado no podría auto establecer un rol distinto. Sin embargo yo ya lo he realizado en mi praxis. No es labor sencilla, mas tampoco es imposible. Por ello les pregunto qué tan acertado es ver a la persona como un ente que no puede, o a quien se le prohíbe establecer su propio papel ante un conjunto de personas que son reflexivas de su propio espacio a la vez que críticas del mismo cuando se vinculan con él.
Es preciso entonces abordar el tema desde algún paisaje o espacio de interacciones, no así como mero objeto de estudio invariable o sujeto a mínimas teorías. Y si aún no es para usted evidente el transe de las disciplinas fragmentadas tenga presente que Berdichewski mencionó que una posibilidad no es aún una prueba empírica, pero en lo social, así como en el aula y en los entes múltiples que aprenden lo empírico no nos interesa cuando ha dejado de ser quien aporte al conocimiento humano aquella Verdad Absoluta, porque como tal, no existe. Lo que nos sugiere lo anterior es simplemente seguir una alternativa histórica que estalle desde el núcleo social actual, y es esta la instancia, ahora se ha de comprender que el saber -en y con el otro (hombre y/o mujer)- debiera seguir un rumbo distinto.


Para sintetizar lo que hemos ya viajado, le entrego a usted las siguientes preguntas que han de guiar el curso siguiente de nuestra preocupación.
1 ¿Podemos imaginar un espacio sin autoridad?
Una vez nos sea difícil separar conceptos como >autoridad = orden, sin autoridad = caos
[1] Utilice otro termino si le es más apropiado, este es un conflicto aún no resuelto debido a las implicancias que aquí se profesan

Hegemonía ¿manía?

Claudia Kennedy Moreno Tags: Claudia Kennedy, poesía chilena actual, poesía femenina, literatura chilena, kennedy, poeta kennedy, ´crítica literaria, critica, crítica literaria chilena, poemas,