26-04-2008

Yertos : ensayo introductorio a chena 2


YERTOS
Claudia Kennedy Moreno
San Bernardo, febrero de 2008

Lo que hace posible esta antología es el ambiente que se forma en la presente sub-región y que se ve transportada de distintas maneras a los textos por los autores presentados en Chena. Lo anterior fue parte de lo expuesto a viva voz en una presentación para el primer tomo de Chena: antología de poetas contemporáneos del Maipo. Desde ahí manifesté que existían elementos comunes entre los escritores que conformaban dicha antología, y este símil no era una propuesta vana del antologador, existía y existe una fuerza aún mayor para la conexión Inter. y extra-generacional de los escritores, un algo que escapa a lineamientos etarios, temáticos o de género; mas bien plasmaron un lugar único. Dichos elementos cargaban a los autores del primer tomo de Chena (atentos a disparar sincréticos ambientes). Mas la pregunta que hoy surge es si lo anteriormente señalado se sostiene dentro del segundo tomo de la antología Chena. Puedo entregar a usted un ápice resolutivo señalando la palabra Maipo como de voz indígena, a la vez que nos entrega la imagen de ciudad. Geográficamente integra curso y quietud al ser río y valle, espejo por tanto de conflicto. Ante lo anterior hallaremos distinciones de ruralidad, lo que nos provoca entretejer una suerte de larismo yerto y presente en las viejas y nuevas generaciones.
Ahora ya todo parece suponer que en la medida en que nos alejamos del centro nos volvemos también un nuevo polo (distinto, al primero), sintiendo la negación de la urbe y objetando a ésta como polo único de creación y manifestación artística o política.
No estamos aquí ante una iconoclastría moderna en la creación de imágenes, al contrario, es el desenmascarar la simulación por un encuentro con los espacios de realidad invisible, a la manera de Baudrillard. Aquí los ambientes no son pretextos de autorcillos en la cúspide, aquí el ambiente es denuncia.
Ya nos hemos enterado, los escritores del Maipo, que cuando éste se transforma en un nuevo eje, no se aleja de la oscuridad que le es propia como humedad de acequias.
Además de ello, los elementos entregados por los autores tanto del tomo I como del tomo II de la antología aquí expuesta, entregan el complejo ritmo de la separación, no del cuerpo sino de la cápsula de origen, y ante aquello los autores señalan dimensiones del Maipo como: la política, en donde los paisajes generacionales se vinculan, mediante la presencia de lo natural, la presencia del Chena como espacio de muerte, conflicto político y natural-político en tanto vuelvan a surgir significados, esto en la medida en que si a usted le dicen naturaleza confía ciegamente en la idea de vida, mas con la ruptura histórica la naturaleza-representada por el cerro Chena- se vuelve muerte, desolación y desasosiego. También hallamos restos de urbe mediante la maestranza, y la negación de la misma por los poderes fácticos, -elementos de naturaleza que se confunden con las máquinas-. De lo que precedente debo agregar una cualidad que suele olvidarse dentro del Maipo, y más específicamente dentro de San Bernardo; como testigo puedo hablar de las leyendas aquí suscitadas desde la misma conformación de la comuna-ciudad, como es el caso del HOMBRE CABEZA DE CHANCHO en el cerro Chena, o el JINETE DE COLÓN, o los CACHOS DEL DIABLO en el árbol del parque García de la Huerta. Leyendas todas que forman parte de la identidad de los pueblos, la peculiaridad de estas, que por lo demás sirven para resolver la pregunta inicial, es que adquieren un tono oscuro, una sensación, una atmósfera más que luciferina es un espejo de poder y decisión, son pactos con alianzas de otro mundo. Por ello se deja entrever una separación de los sujetos del Maipo con los demás sujetos.
En definitiva la escenografía del Maipo se ha ido forjando y modelando en el transcurso histórico, y los testigos de aquello son los poetas expuestos en la antología Chena tomo I y II. Todo debido a que los poetas trascienden las imágenes.
Existe por tanto, dentro del Maipo, un abatimiento inextirpable, más que maldito es gris-pesado, en la medida en que él mismo no logre definir su origen, no logre comprender su sentido. Una vez se sienta influyente y magno a la vez que preso y desarraigado del centro, no se sabe mas que invariable y eterno en la misma invariabilidad, nos encontramos entonces sobre un espacio de eterno tránsito. Y son los habitantes del propio Maipo, como ya he mencionado, quienes distinguen su weltanschanung salvaje. Ya que el curso histórico del Maipo lo empuja hacia una constante pugna. Por ello hago mención a elementos de industria y naturaleza, elementos de metal y madera, una contraposición que aviva la idea de conflicto. Dicha experiencia si bien, por si sola, no es propia del Maipo, si lo es acompañada de los espacios de larismo yerto en su exhalación. Mas prima el desasosiego.
Magallanes Moure (padre del segundo tomo de la antología Chena) anuncia su ambiente cuando expone:
"...Revuelan nuestras almas / errantes, ignorando qué escondido / rincón de tierra guarda sus despojos..."
También el padre del primer tomo nos muestra estados similares cuando expone:
"Hacia dónde huimos, arrancándonos las carnes?..."
Existe, en Maipo, una abstracción que nos desgrana los ojos sin saber dónde han de parar, es la incertidumbre de la caída perpendicular entre las épocas, es el desasosiego de los artista al no dar nada por cierto, en la medida en que se les presente confuso.
Lo único para creer es la poesía y ésta no se presenta táctil sino al espíritu porque un montón de hojas se desquebrajan como los habitantes de la provincia; ésta es la imagen de ambas antologías, es la conexión artística entre los tomos de Chena, un espejo de ambientes. Aquí se halla el tono del Maipo, ¡OH el tono (razón tenía Pérez al hablar del tonoísmo) en el soplo yerto del Maipo!.




------------------------------------------------------Inscríbete en la Academia de Letras de San Bernardo para trabajar y estudiar respecto al proceso de ecritura.
para mayor información escribenos a : academialetras@yahoo.com

Hegemonía ¿manía?

Claudia Kennedy Moreno Tags: Claudia Kennedy, poesía chilena actual, poesía femenina, literatura chilena, kennedy, poeta kennedy, ´crítica literaria, critica, crítica literaria chilena, poemas,